TRAINING I. THE EARLY YEARS.

No se cómo logré mantener el entrenar lejos de ser una herramienta más para que mi anorexia consiguiera sus propósitos…casi todo el tiempo ya que un par de veces estuvo a punto de volverse un arma de doble filo.

entrenando

Empecé a entrenar hará 6 años por la salud de mi marido.
Un poco por obligación iba 3-4 veces y hacíamos la típica tabla que te hacen en el gimnasio.
Poco después hicimos nuestros pinitos en Crossfit y pronto pasé a las clases donde a parte de entrenar, socializaba.

La obligación ya era satisfacción y estaba enganchada; sin objetivos ni pamplinas, solo felicidad.


En algún punto del primer año surgió el TCA, durante ese periodo borroso que no recuerdo aunque jamás lo he achacado al entreno.
En alguno de mis intentos de «salir de ahí» (eso sí! manteniendo mi infrapeso de 42 kg) me dió por correr y hacer circuitos antes de mis clases en el gym.
Fueron temporadas diferentes; cortas en duración pero rozando la obsesión. Menos mal que no duraron mas de dos o tres semanas.


Jamás me maté a hacer cardio y menos después de comer.
Entrenaba 4-5 días 1:30-2h y listo, me iba con una gran satisfacción para casa.
Pero llegó un momento que la sensación de satisfacción se vio empañada por mi «anorexico objetivo»
Ok, no lo usaba para compensar pero sí que me rondaba la idea de que me ayudaba a adelgazar o mantener el (infra)peso
Aquí ya había abandonado las clases y estaba entrenando con peso pero a mi aire, sin ninguna persona que me guiara y aún salía con esa sensación de felicidad en el cuerpo.

El cuerpo no responde

El problema vino en el mismo momento en el que decidí «recuperarme» y ganar peso porque aquí empezamos con pautas, rutinas y objetivos. Con alguien que me decía como, cuando y cuanto.

No contaba que había estado MATÁNDOME 4 años, mi cuerpo no iba a reaccionar como el de una persona sana…
Por más que me aplicaba no conseguía «los objetivos», cada vez me pautaban más cardio en ayunas y sin ayunas, entrenamientos eternos, reducción calórica y no avanzaba ni me superaba y lo peor, había perdido la satisfacción que me hacía tan feliz antes.
Lejos de ayudar, me estaba hundiéndo más en mi trastorno; cada vez más control, más milimetrado todo y la anorexia es la enfermedad del control…

Ya no soy más la de la foto; esa persona no entendía lo que le pasaba y esta de ahora tampoco pero en un momento dijo BASTA! y decidió «descontrolar» a pesar del infierno que sabía que le venía encima

@blankydav


PARA MÁS POST SOBRE ESTE TEMA – TCA: ANOREXIA

Anuncios

Cuentame qué te ha parecido!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.